Caputo sigue sin girar los fondos para el régimen de zona fría y reina el incertidumbre de cara al invierno: Tandil y más de 90 distritos bonaerenses afectados por las primeras heladas

Pese a la ola de frío polar que afecta desde esta semana a gran parte de la provincia de Buenos Aires, en Tandil heló este martes con sensaciones térmicas menores a cero grados, el gobierno de Javier Milei mantiene la retención de los fondos recaudados para el régimen de zona fría, una histórica conquista que establece importantes rebajas en las tarifas de gas en 90 distritos bonaerenses afectados por temperaturas.

La situación ya había sido alertada a fines de abril y el ministerio de Economía conducido por Luis Caputo se mantiene intransigente en su afán de mantener el superávit a cualquier precio, aún a riesgo de poner en peligro un beneficio establecido por ley en suelo bonaerense desde 2021 y que rige desde mucho antes para otras zonas del país afectadas por el clima invernal.

“Los fondos fiduciarios están congelados. Pagamos al fondo fiduciario cada vez que se paga la factura de gas pero si ellos no le pagan a las empresas eso en algún momento puede colapsar” advirtió la exdiputada nacional, Liliana Schwindt.

La Exsubsecretaria de Acciones para la Defensa de los Consumidores, se refirió también en sus redes sociales al peligro que representa el «no pago a las distribuidoras» de los descuentos que las compañías «hacen a los usuarios de la red de gas».

«Es un esquema de reintegro a través del fideicomiso para que el Estado no tenga que afrontar con fondos propios la subvención de las tarifas de gas. En parte, el régimen se solventa con un cargo incluido en las tarifas (5% del precio del gas) que abonan todos los usauarios de gas natural del país y lo recaudado va directo al fideicomiso. Ahora con la excusa de las auditorias Caputo dejó de afrontar los compromisos» denunció.

El Ministerio de Economía no está depositando mensualmente a las empresas los recursos correspondientes a los descuentos de 30% y 50% que se establecen en la Ley. De esa forma, se retienen ilegalmente los fondos y se desfinancia a las compañías del segmento de distribución de gas, que incluye al menos a cinco grandes distribuidoras y a casi cuarenta subdistribuidoras de gas.

El sistema venía funcionando sin ningún inconveniente, ya que los descuentos se financian con un aporte que cada usuario realiza en la factura, por lo tanto no se compromete ni un peso del Presupuesto ni del Tesoro de la Nación.

Esos recursos se acumulan en el Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de Gas y desde allí se depositan en la cuenta de cada una de las empresas distribuidora de gas, como compensación a los descuentos que ya aplicaron.

Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba