La Argentina que se quema: 8.400 hectáreas de bosque nativo arrasadas a causa de incendios

Argentina atraviesa otro verano trágico para la naturaleza y quienes habitan en las zonas afectadas por distintos incendios forestales. Desde grandes siniestros, como el que afecta al Parque Nacional Los Alerces y poblaciones aledañas (Chubut), hasta focos más pequeños, como el que tuvo lugar a finales de enero en el Parque Nacional Lanín (Neuquén), el fuego volvió a arrasar con al menos 8.392 hectáreas.

La mayor parte de esas hectáreas se perdieron en Los Alerces, donde este jueves se contabilizaban 7.808 hectáreas incendiadas en el parque nacional. La cifra equivale a más del 22% del total de hectáreas quemadas en incendios forestales en los últimos cinco años. Poblaciones vecinas debieron ser evacuadas. Se intenta contener el incendio para evitar que llegue a la ciudad de Esquel.

En el Parque Nacional Nahuel Huapi, el reporte del viernes por la noche arrojó un total de 585 hectáreas incendiadas. Si bien en el Parque Nacional Pilcomayo aún no se conoce la extensión del incendio, se sabe que se trató de varios focos. En el Lanín, el fuego se logró controlar pero se perdieron 12 hectáreas.

Los tres principales incendios -Alerces, Nahuel Huapi y Pilcomayo- se habrían originado por focos intencionales de fuego (por razones productivas, por ejemplo) o negligencias (que pueden abarcar desde una colilla de cigarrillo mal apagada hasta un fogón), informaron las fuentes consultadas. El 95% de los incendios forestales se deben a causas humanas.

Los Alerces

“En Los Alerces, se cree que el incendio fue originado de manera intencional, ya que se inició con dos focos simultáneos en áreas cercanas y en una zona en la que no es típico de acceso turístico o el acampe y no hubo tormentas”, explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

“Son presunciones por el momento. La acusación oficial contra los mapuches tampoco tiene ningún asidero. Existen conflictos de tierras en la provincia, incluso en parques nacionales, que son históricos y pueden ser aprovechados por un funcionario para acusar”, agregó Giardini. El gobernador de Chubut, Ignacio Torres, responsabilizó a integrantes de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) por los incendios.

“No se deben flexibilizar las leyes ambientales, sino al contrario, aumentar el castigo a su incumplimiento. Hace años venimos promoviendo que se penalice la destrucción de bosques”, dijo Giardini, cuya organización realizó una consulta popular para penalizar los incendios forestales en 2023.

Este tipo de acciones ya es delito federal si se realiza dentro de los parques nacionales, pero algunos incendios que arrasan con bosques nativos se originan fuera de estas áreas protegidas. Luego el fuego se descontrola y destruye el bosque nativo y todo lo que queda a su paso.

Los incendios ocurren mientras el gobierno de Javier Milei busca modificar dos leyes clave para sancionar el uso negligente o criminal del fuego: la ley de control de actividades de quema (que establece los presupuestos mínimos de protección ambiental) y la ley del manejo del fuego (que protege los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales y prohíbe la venta de terrenos incendiados en plazos de entre 30 y 60 años para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios).

El incendio en Los Alerces implica la pérdida de especies nativas como lauras, ñires y lengas. “La zona incendiada no necesariamente recupera la mismas especies que se perdieron con el fuego, es decir, tal vez no se recupera el mismo bosque”, afirmó Giardini.

“Puede suceder que en lugar de un bosque de especies nativas nazca una plantación de pinos, que es exótica. El pino crece más rápido y le gana al bosque nativo”, aseguró. Esa posibilidad implica que el bosque nativo no se recuperará: “El bosque es más que árboles. El pinar no tiene biodiversidad, no hay aves ni arbustos, no crece nada. Tiene otros valores como captura de carbono pero es más inflamable. Es lo que pasó con los bosques de Chile, que se están incendiando actualmente y el fuego se expandió tanto que entró a la ciudad”, dijo Giardini.

Nahuel Huapi

En el Parque Nacional Nahuel Huapi, el incendio se originó en una playa del llamado brazo Tristeza del lago. Se cree que un servicio turístico con lancha o un turista en un gomón fue hasta la playa y realizó un fogón que se apagó mal o se descontroló. Las autoridades del parque denunciaron el hecho ante el juzgado federal de Bariloche y esperan que se identifique a los responsables, ya que el hacer fuego está prohibido en dicha área.

Entre las 585 hectáreas que se contabilizaban este jueves, el fuego había arrasado con especies como cipreses, coihues y en menor medida, lengas. El incendio se desarrolla en un área alejada de las zonas urbanas y no están en peligro los centros urbanos ni las áreas pobladas aledañas al parque.

Este jueves, el fuego seguía activo y unos 100 brigadistas se encontraban trabajando. Se desplegaron dos helicópteros y dos aviones hidrantes, explicó el intendente del parque nacional, Horacio Paradela.

Pilcomayo

Los sitios donde está permitido prender fogones en un parque nacional están en áreas específicas, como las zonas de acampe y de uso durante el día, pero no está permitido hacerlos en otras áreas, justamente para evitar la propagación de incendios. Hay cartelería y señalización específica de lo que se puede y no se puede hacer en un parque nacional.

Este lunes por la madrugada, el Parque Nacional Río Pilcomayo volvió a sufrir incendios, una amenaza habitual en el parque. El fuego se encontraba controlado pero vuelve a poner al Pilcomayo entre los parques nacionales con más incendios del país.

En esta zona de Formosa, se extiende el Chaco Húmedo. “Los incendios son el principal problema del parque, especialmente en esta temporada seca. Las causas naturales se dan muy esporádicamente, la mayoría de los focos son originados por el hombre y están dadas las condiciones climáticas para que apenas una colilla de cigarrillo pueda provocar un incendio importante”, dijo Germán Alonso, guardaparque del Pilcomayo.

Fuente: El Diario AR

Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba