El Partido Humanista manifestó su apoyo a Cristina Kirchner y a Rogelio Iparraguirre

Carta abierta del Partido Humanista de Tandil: El Partido Humanista invita a reflexionar sobre el camino que aspiramos transite nuestro país.

Tenemos en nuestros pensamientos miles de imágenes, opiniones, sentimientos encontrados y hasta contradictorios.
No es bueno ver ajustes, tarifazos, desocupación, injusticias, una deuda externa descomunal que ya se transformó en impagable, represión, inseguridad creciente, individualismo y un largo etcétera.

No es bueno justificar y apoyar estas acciones bajo slogans como: “se robaron todo”, amparados en un futuro de supuesto bienestar que nunca llega. Abrigados en una manipulación atroz de la subjetividad, postergan la felicidad.

Es oportuno recordar que no hay gobierno en el mundo que no cuente con actos de corrupción. Ni tampoco entre aquellos que gobiernan los paraísos y los infiernos. Están por ejemplo los que roban y luego se los encuentra revoleando bolsones por arriba de paredones eclesiásticos, pero también están los que pretenden hacerlo “legalmente” promulgando decretos de necesidad y urgencia, a través de los cuales pueden ampararse para robar. Las diferencias son de estilo, procedimiento o estética, pero en sustancia es lo mismo.

No es bueno exigir valores más altos que la vida humana. No puede existir ningún valor, ningún sacrificio posible en pos de un futuro incierto en manos de irresponsables. Reflexionemos, esto ya lo hemos experimentado y sabemos que todo termina mal.

Cada tanto, y con distintos disfraces de época, aparecen los mismos improvisados. Hace algún tiempo, estos insensatos les pidieron a nuestros padres y a nuestros abuelos un sacrificio, en pos del bienestar de sus hijos. Nosotros somos los hijos o nietos de las generaciones que hicieron esos sacrificios. Hoy sabemos la mentira que ocultaban aquellas insensibles promesas. No se puede sacrificar el hoy, en función de un futuro incierto.

Terminemos de una vez con la hipocresía.

Los instrumentadores de todos los tiempos han efectuado la básica estafa moral de presentar a otros una imagen futura movilizadora, guardando para sí una imagen de éxito inmediato.

De continuo pasa por nuestras narices una interminable sucesión de imágenes y opiniones que nos pone en situación de reflexionar seriamente las condiciones sociales que realmente anhelamos.

Es necesario contribuir con la superación de nuestras propias contradicciones y al mismo tiempo corregir las contradicciones sociales que nos gobiernan.

Bueno es lo que une al pueblo. Malo es aquello que lo desune y profundiza el abismo.

Bueno es dar a los pueblos fe en ellos mismos. Malo es el fanatismo que se opone a la vida.

Bueno es todo lo que mejora la vida. Malo es todo lo que se opone a la vida.

¡No existirá progreso social sino es de todos y para todos!

Es malo ver que hoy prosperan unos pocos en desmedro y deterioro del progreso de otros.

El gobierno actual ha dado múltiples muestras del tipo de sociedad y ser humano al que aspira. Gobiernos anteriores han mostrado, a pesar de sus errores, un rumbo opuesto: de inclusión y ayuda a los que más necesitan; desarrollo tecnológico, científico y cultural; nacionalización de empresas estratégicas; aumento en el presupuesto destinado a educación y salud; dignidad en el tratamiento de los derechos humanos; libertad de expresión; etc.

Hoy existe una sola regla posible, hasta tanto superemos las desigualdades: “Dar de acuerdo a nuestras posibilidades y recibir de acuerdo a nuestras necesidades”.

El Partido Humanista no quiere más violencia y discriminación.

El Partido Humanista convoca a reflexionar y participar con el voto en estas elecciones eligiendo qué proyecto social queremos que se desarrolle. No es indiferente lo que hagamos.

Es contribuir con mayor dolor y sufrimiento en la población o contribuir con mayor bienestar para todos y no sólo para unos pocos.

Y en este contexto, aunque tenga el sabor, -en palabras de muchos-, de votar por el mal menor, instamos a apoyar el único grupo político con capacidad de frenar esta contradicción social y proteger la delicada situación en la que estamos inmersos la mayoría de los argentinos.

Instamos a apoyar con tu voto a Unidad Ciudadana. Única herramienta política capaz de impedir tamaña ruptura del tejido social.

De todos modos este apoyo será inútil para el futuro inmediato si no se tiene en cuenta lo prioritario: exigir en este proceso la unión de toda la oposición.

Único camino que mostrará coherencia en los líderes progresistas, haciendo coincidir las manifestaciones verbales con las acciones, superando todo personalismo y toda diferencia absolutamente secundaria.

De lo contrario, lo único que nos espera es “más de lo mismo”.

No hay otra alternativa. Lo más significativo que ha hecho el gobierno actual, es seguir la recomendación de Napoleón: “Divide y vencerás!”
Por todo lo expuesto, el Partido Humanista de Tandil invita a votar a Rogelio Iparraguirre y a Cristina Fernández de Kirchner.

Tandil, 15 de octubre de 2017
Rodolfo Cachela
Secretario General

Redaccion

Volver arriba