Ruidazo por la ciencia: los científicos en el cuarto día de toma del Ministerio

Los científicos siguen en la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Es el cuarto día de toma en reclamo de una solución definitiva al conflicto que comenzó en diciembre del año pasado con el recorte de los ingresos al Conicet que dejó a 500 investigadores afuera del organismo. Luego de un año de escasos avances en la reincorporación de los despedidos, como se había comprometido el ministro Lino Barañao, la comunidad de científicos y becarios decidió ocupar el Polo Científico y Tecnológico, sobre la avenida Godoy Cruz al 2300. Este mediodía convocaron a un ruidazo para exigir una respuesta de las autoridades. «‘Peor es nada’ nos dice Lino, pero nosotros le decimos que de acá no nos vamos sin derechos laborales», contestaron los investigadores en conflicto.

Ayer a la noche, los investigadores decidieron en asamblea continuar la toma durante el fin de semana. A la medida de fuerza se sumaron también, científicos del interior del país que llegaron hasta la sede central del Conicet para formar parte del reclamo.

“El ministro Barañao se niega a dar una respuesta al conjunto del sector científico y sigue sin cumplir el acta-acuerdo que firmó luego del conflicto de diciembre. Sin embargo, no tiene inconveniente en hacer declaraciones provocadoras en los medios de comunicación, como decir que los científicos ‘no van a pasar a manejar un taxi’ o que los 500 investigadores despedidos no ganaron ningún concurso”, dijeron los investigadores.

Desde las organizaciones que representan a los científicos –Jóvenes Científicos Precarizados, Red Federal de Científicos Afectados, Científicos y Universitarios Autoconvocados, entre otras- explicaron que los 500 investigadores que fueron excluidos del Conicet tenían al menos cinco años de antigüedad en el organismo y ya contaban con la doble recomendación para entrar a la carrera de investigador. Por eso para los investigadores el ajuste presupuestario que recortó el ingreso a la carrera se puede comparar con un despido.

Frente a este panorama, el ministro Barañao calificó el reclamo como «inédito y totalmente injustificable» y sólo atinó a declarar que no estaba dispuesto a dialogar los con los investigadores mientras continúe la toma.

Sin embargo, para los investigadores la propuesta que hizo el Ministerio es insuficiente y no responde a lo firmado en el acuerdo logrado en diciembre pasado. “Podemos ver su firma plasmada en el Acuerdo que ahora incumple rotundamente”, dijeron los damnificados sobre la alternativa de pasar a ser investigadores en las Universidades nacionales pero sin cargo estable ni el mismo salario que percibirían en Conicet.

Redaccion

Volver arriba