Las pruebas que desmienten a Bullrich

Pasó un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. El gobierno, con la Ministra de Seguridad a la cabeza, niega el caso y ante la demanda masiva de la sociedad para que aparezca el joven, responde con represión. Los operadores mediáticos de Cambiemos ocultan la verdad y plantan pistas falsas. 20 puntos que explican la inacción judicial, las pruebas de la causa y los testigos clave. Fotos y videos exclusivos de Nuestras Voces.

A un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado en la Lof mapuche en resistencia del departamento de Cushamen, provincia de Chubut, la causa se deshace en el vacío del que también es víctima la familia. Ni Macri ni Bullrich han realizado un solo llamado a los Maldonado en 30 días de desesperación.

Los padres del joven de 28 años viven una gran angustia, mientras son acosados por los grandes medios que plantean que Santiago era “un terrorista de las FARC”, “un correo mapuche que se fugó a Chile”, “un miembro de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), herido de una puñalada por un puestero de Benetton en un campo de Epuyén”; y una serie de sandeces propias de lunáticos de manual que van desde que era financiado por el IRA y el Imperio Británico, pasando por ETA y los kurdos.

Veamos qué hay en la causa para conocer la verdad de un caso de gravedad institucional que pone en vilo a la democracia y deja expuesto el carácter represivo de este gobierno neoliberal:

1. La familia Maldonado presentó un video emitido por el Canal 4 de Esquel, que demuestra que Santiago estuvo en la ruta 40 entre las 18 horas del 31 de julio y el 1 de agosto cuando se produjo la intrusión de Gendarmería en la lof.

2. Santiago estaba vestido con campera negra, pantalón negro y borceguíes grises. La misma ropa que había usado en una nevada de 10 días antes.

3. Santiago fue reconocido por sus hermanos Germán y Sergio, por sus padres, amigos íntimos de El Bolsón y la propia comunidad mapuche de Cushamen. Pero Bullrich lo niega.

Hay tres testigos de la lof mapuche que declaran haberlo visto el 1 de agosto. Una testigo, la primera que declaró en la causa, quien ampliará su declaración en las próximas horas, dijo que llevó a Santiago desde el Bolsón y llegó alrededor del mediodía al kilómetro 1880 de la ruta 40 donde se produjo la represión de la Gendarmería y la desaparición forzada de Santiago.

4. EL lunes cuando se levante el secreto de sumario por parte de la fiscal Silvina Ávila, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), presentarán nuevos testigos que vieron a Santiago el 1 de agosto en Cushamen y declararán a cara descubierta y con el DNI.

5. En estas horas debe conocerse el resultado de la pericia de ADN de cinco cabellos similares en su largo, color y grosor, a los de Santiago, que fueron hallados por peritos de la Policía Federal dentro de un unimog de la Gendarmería.

6. No es cierto como dijo Bullrich cenando con Mirtha Legrand que la familia no colaboró con la Justicia. Sergio Maldonado se extrajo sangre para completar esa pericia hace dos semanas en Esquel y su madre hace 7 días en Mercedes.

7. La Gendarmería tardó 16 días en admitir que usó a 137 gendarmes para controlar a 7 mapuches que cortaron la ruta y entre los 17 vehículos declarados hay tres unimog.

8. El día que desapareció Santiago había huellas de unimog y de una camioneta 4×4 dentro de la lof.

9. Un testigo de la comunidad mapuche sostiene que corría delante de Santiago entre las 11 y las 12 del 1 agosto. Santiago estaba en el puesto de guardia a metros de la tranquera. De allí fue perseguido por los gendarmes con balas de plomo y de goma. A unos 350 metros a la derecha, a la vera del Río Chubut, Santiago no logró cruzar el río que en ese momento tenía 1 metro 40 centímetros de profundidad.

10. Su amigo mapuche sí lo hizo. Corrió hacia una loma y vio con sus binoculares cómo Santiago se escondió en un arbusto en una zona de 20 metros de sauces. Allí fue apresado y golpeado por efectivos de la Gendarmería que lo arrojaron dentro de un unimog como una bolsa de papas. Luego el testigo cuenta que los gendarmes hicieron un cordón y lo trasladaron a la camioneta que partió con destino incierto.

Redaccion

Volver arriba