Pizzorno: «Lunghi y yo somos intendentes del Siglo XX, Rogelio está hecho para el Siglo XXI»

Nicolás Pizzorno fue el último intendente peronista que tuvo la ciudad de Tandil, allá entre los años 1987 y 1991. Conocido como «Gino» Pizzorno, cuenta que a su madre no le dejaron ponerle ese nombre porque no estaba en el santoral, por lo que le pusieron el otro nombre de su abuelo, pero siempre le dijeron Gino: «Yo a mi hijo ya le pude poner el nombre, porque ya se permitía».

«Gino» Pizzorno recibe a LOT en el estudio donde ejerció durante años la escribanía, en Yrigoyen al 600, y donde su familia se dedica a la profesión. Nacido en Tandil el 21 de septiembre del año 1938 cuenta que «me crié en el centro, en Pinto entre 9 de Julio y Alem y fui al Colegio San José en la primaria y la secundaria. Mis padres eran muy católicos y yo también. Después estudié en La Plata, en la Facultad de Ciencias Jurídicas, donde me recibí de Escribano».

¿Como empezó tu militancia y como te abrazaste al peronismo?

Mi padre enseguida abrazó al peronismo. El fue el creador en Tandil, junto con algunos gremialistas ferroviarios, del Partido Laborista. Nosotros mamamos en la mesa familiar a todos el peronismo desde su inicio. Caído el peronismo en 1955 lo metieron. Era abogado y había sido diputado provincial del 46 al 48 y después senador del 52 hasta el 55.

Gino recuerda sus años como intendente y explica que «en esa época el intendente era más de los servicios, y ahora más que un intendente es un Jefe de Gobierno, ya hoy no te podes desentender de lo que es el trabajo, antes sí».

¿Qué debería hacer un intendente hoy a diferencia de los años que te tocaron a vos?

Es lo que dice Rogelio Iparraguirre. Lunghi es un intendente como era yo, que nos preocupábamos por esos servicios, pero el resto de la ciudad no. A tal punto es así, que Lunghi no hace campaña hacia adelante, dice “sobran los motivos”, o sea lo que hizo antes, mirando hacia atrás, pero no hacia adelante.

¿Por qué es diferente?

Cambió la estructura de un jefe de gobierno comunal, y cuáles son las preocupaciones. Hoy un intendente se tiene que ocupar de todo como un presidente o como un gobernador, al margen de los recursos. Pero tiene que estar presente la Educación, tiene que estar presente el Trabajo. Un intendente no puede estar aparte de lo que pase en el Parque Industrial, porque pasan cosas y uno es el que está más cerca. Un intendente no puede mirar para otro lado de cualquier hecho que se produzca.

Lunghi dice que hay cosas que dependen de Provincia…

Si, por ejemplo la Educación le corresponde a la Provincia, pero si hay una escuela que se llueve, vos no podes hacerte el distraído, y si mil chicos dejan la escuela no podes mirar para otro lado.

Hablando de las elecciones, ¿Qué te provoca la unidad actual del peronismo en Tandil?

Yo creo que aquellos que pergeniaron esta unidad frentista no solamente del peronismo sino también de otros grupos, han leído a Perón, porque tuvieron en cuenta al Movimiento, más allá de los partidos que son herramientas electorales. Creo que se ha construido una gran unidad. La mejor dirigente que tiene el país, que está un peldaño por encima del resto, es Cristina, por eso ella sabiendo de sus limitaciones lo pone a Alberto, y habla de crear un nuevo contrato social que abarque a todos. Y ese todos, es el Movimiento.

¿Cómo lo conociste a Rogelio Iparraguirre y qué opinión tenes de él?

Lo conocí en una oportunidad en que yo iba junto a Auza como candidato a concejal en 2009 y Rogelio tenía una actitud crítica hacia Auza. Lo llamé y nos reunimos a charlar en una estación de servicio. Intercambiamos nuestros puntos de vista y perdimos contacto hasta que él se instaló en Tandil. En las reuniones yo ya me daba cuando de que era un dirigente distinto.

¿Por qué?

Porque lo más difícil de todo, con el peronismo destrozado, es conseguir liderazgo. Porque cualquiera puede ser dirigente, pero el liderazgo es distinto, y conductor es un escalón más arriba. El liderazgo es importante para lograr algo de unidad, y yo lo vi con condiciones de liderazgo a Rogelio, pero hoy ya tiene la condición de conductor. Porque como decía Perón, el caudillo manda y ordena, pero el conductor persuade. Y esa condición con paciencia, capacidad e inteligencia es lo que tiene Rogelio. La de persuadir. Le veo un gran futuro, incluso más allá de las fronteras de Tandil.

Vos lo decís habiendo conocido a muchos dirigentes…

Si, pero el nivel de construcción de él, no lo veo. Yo lo comparo con Luis María Macaya en la condición de la paciencia en la construcción. Pero lo veo más sólido.

¿Cómo lo ves a Lunghi y su idea de ir por un quinto mandato?

Yo era amigo de los dos hermanos mayores de Miguel. Hacíamos deportes juntos, él era más chico, aunque también he tenido relación con él. Creo que es una buena persona y ha hecho algunas buenas gestiones, pero primero que nada creo en la alternancia. Incluso él cree en la alternancia, lo ha dicho en algunas oportunidades. Y creo que es inútil tanto tiempo, porque se burocratiza tanto que falta esa fuerza del que quiere llegar. El que viene lo hace con otra fuerza, otras ideas, nuevas sensaciones. A Lunghi le falta eso.

¿Cómo se imagina otro gobierno de Lunghi teniendo en cuenta la interna en la que se encuentra la UCR, un gobierno provincial en el que ya no van a estar Vidal, de su partido, o Scioli, que era su amigo y todo eso sumado al desgaste de 16 años de gestión?

No me lo imagino, va a ganar Rogelio.

¿Por qué va a ganar Rogelio?

Por la alternancia. A Nicolini lo votó la gente por eso, y sacó 15 mil votos que no es poca cosa.  Por lo tanto pienso que si el eje de Nicolini fue la alternancia, de esos 15 mil votos la mayoría va a votar la alternancia. Ellos suman todo, pero no es así. Además confío en la tarea que están realizando los muchachos, la militancia es mucha, y van a tratar de conseguir la mayor cantidad de votos para ganar.

¿Crees que juega en la elección esto de que el radicalismo está peleado y el peronismo está unido?

Si juega y mucho. Por lo general la gente es o muy derrotista o muy triunfalista, y la gente juega a ganador. Que te voten o no, es distinto, pero ven que esto se derrumba, la gente lo ve. Por eso digo que a nivel nacional me parece que los Fernández Fernández van a sacar más cantidad de votos. Y en Tandil también, porque si bien Lunghi salió airoso 16 años, la gente se cansa. Con este problema de que hay radicales que ya no quiren estar en el PRO y otros que sí, y la discusión que tienen, creo que es una buena oportunidad para que el peronismo gane en Tandil.

¿Por qué hay que votar a Rogelio?

Por que es la alternancia, un hombre joven que viene a hcerse cargo de todo Tandil, no solamente del pavimento, las cloacas y el agua; sino del trabajo, la Educación, la pobreza y de todo. Es un hombre que está hecho para este siglo XXI. Lunghi y yo somos intendentes del SigloXX.

¿Te ves aconsejando a un Rogelio Intendente?

Específicamente un cargo no quiero. Todo lo que Rogelio quiera consultar conmigo, que no creo que lo necesite, yo voy a estar lógicamente dispuesto. Yo soy un militante, tengo pasión por la política, y todo lo que me consulten y en lo que pueda colaborar, voy a estar a disposición.

Sebastián Valerio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba