Darío Méndez: «Hacen gala del superávit cuando hay problemas abismales en Tandil»

En la sesión ordinaria de este jueves, en el HCD, los concejales trataron la rendición de cuentas del período 2018, un análisis a partir del presupuesto con el que gobiernan durante un año, en este caso el 2018. Con el cierre en diciembre, se verifica cómo se ejecutó esa partida, y si estuvo bien realizada.

LOT dialogó al respecto con el concejal de Unidad Ciudadana Darío Méndez, quien explicó que «en el planteo que hicimos nosotros, en un análisis más global, analizando los últimos 4 años el gobierno de Lunghi encontramos varios patrones. El primero es que en los presupuestos que nos tocó observar, nunca fueron iguales a las rendiciones de cuentas. Siempre planteamos que esos presupuestos son, lo que se dice comúnmente, dibujados. Que no se condecían con el dinero que tenían».

¿De qué manera se dio esto?

En 2018 tuvimos un presupuesto de alrededor de 1700 millones y tuvieron ejecutado un presupuesto de 2200 millones, es decir 500 millones más de lo presupuestado. Es decir, más de un peso de cada cuatro que pusieron en el presupuesto, no estuvieron en discusión.

Es dinero que viene de Nación o que viene de Provincia, destinado a obras, y otra parte tiene que ver con mayor recaudación del Municipio en algunas áreas como lo vinculado al precio de la energía, al precio del gas y al precio del agua. En eso tuvo un crecimiento exponencial y después en algunas tasas ellos estuvieron por encima de lo estipulado y en algunas por debajo.

¿Siempre pasó esto con Lunghi?

En general es sistemático que el presupuesto tiene “subpresupuestados” los recursos porque, en palabras del secretario de Economía del Municipio, ellos tienen una contabilidad conservadora y generalmente ponen 10 por ciento menos de lo estipulado. La Tasa de Actividad Económica ni siquiera llegó a lo estipulado, esa tasa está ligada a los parámetros de inflación. Porque si tenes un comercio, con una inflación del 47 por ciento, esa tasa tendría que haber estado un 30 por ciento por encima de lo estipulado, bueno, estuvo al 10. Lo cual indica que el efecto Macri y Vidal ha llegado a la realidad económica tandilense, y lo que nosotros veíamos como cierre de comercios como Metalúrgica, La Capital, etcétera, tiene que ver con una generalidad de la economía tandilense.

A su vez nosotros marcamos que en ese contexto no podemos estar aumentando todos los años, sistemáticamente las tasas a los tandilenses, porque nosotros podemos tener un presupuesto municipal ordenado y equilibrado, pero una economía de la ciudad totalmente desequilibrada y en retroceso permanente.

¿La gente sigue pagando las tasas?

Está cayendo paulatinamente, lo que se sostiene son las tasas de servicios, salud y vialidad, y la que cae es la de actividad económica que es más marcada, pero los otros también están teniendo una caída y la política del Municipio ha sido intimar a todos los contribuyentes con el agravante de que enseguida quieren iniciar un juicio. Tuvimos un sinfín de quejas y Rogelio Iparraguirre presentó un proyecto de modificación para que no se ejecuten juicios por morosidad en el pago de tasas y que se tenga en cuenta el contexto.

¿El Municipio puede colaborar con los vecinos en estos aspectos?

El municipio puede colaborar mediante la Usina y no lo hace. Cuando una empresa tiene problemas lo único que ofrece la Usina es pagar en cuotas con intereses y cuando una empresa o un ciudadano común tiene problemas para pagar las tasas, lo único que ofrecen es ejecutarlo mediante un juicio.

Entonces está bien tener las cuentas equilibradas en el Municipio pero en un contexto de retracción económica brutal como la está teniendo Tandil, las mantienen equilibradas a costa de la gente. En los 16 años de gobierno siempre tuvieron un aumento de tasas por encima de la inflación.

¿Qué más se desprende del análisis de la rendición de cuentas? 

Se destinaron más recursos a salud y desarrollo social, que está bien, pero nuestro planteo es que el presupuesto de Desarrollo Local se ejecutó en un 0,7 por ciento, un presupuesto que es para la generación de empleo, y teniendo en cuenta la época de crisis.

Ese presupuesto es para generar empleo, fomentar elemprendedurismo, asesorar a las empresas de Tandil. Eso e supone, pero la política lunghista en 16 años que estuvo, nunca tuvo una política de este tipo.

No se destinan recursos a fomentar empleo en momentos de crisis…

Claro, entonces está bien aumentar la partida de Desarrollo Social, pero por ahí no es la cuestión, esos son los paliativos, la solución tiene  que ver con cómo generamos empleo, cómo radicamos empresas, cómo fomentamos el emprendedurismo y demás. Lo que pasa es que se acostumbraron durante 12 años de kirchnerismo a que de eso se ocupaba el Estado Nacional y ellos lo único que hacían era gestionar los planes de empleo nacional, pero no se dieron cuenta que el gobierno de su signo político, de Macri, eliminó toda política de empleo. No actúa con una lógica estado Moderna desde donde puede apalancar diferentes sectores de la Economía para fomentar el desarrollo.

¿Cómo repercute esa no ejecución del presupuesto de Desarrollo Local?

Tenemos problemas en el turismo, tenemos problemas en el comercio, tenemos problemas en la industria y tenemos problemas en los pequeños y medianos sectores agropecuarios, y ¿qué hace el Municipio? Lo único que haces es aumentar la ayuda de Desarrollo Social.

Hay una diferencia ideológica de fondo con nosotros. No apoyamos el presupuesto porque hacer gala de equilibrio fiscal o tener superávit de 37 millones de pesos en este contexto no se entiende. No digo que tengan déficit, que está bien no tenerlo, pero tampoco hacer gala del superávit cuando tenes problemas abismales en Tandil. Ese dinero podría haber ido a emprendimientos público-privados, a ayuda a los comerciantes que no pueden pagar su tarifa eléctrica.

Sebastián Valerio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba